esfr +51 997061990 info@inkajungletour.com

Iquitos y el viaje al amazonas

Río Amazonas en Iquitos

Seguramente has escuchado muchas veces la palabra selva. Has llegado a Perú y has oído hablar de la enorme biodiversidad del país. Sus ecosistemas, climas, gastronomía y su selva (o sus selvas). Y decidiste que vas a ir a descubrir la selva. Pero ¿Cómo? ¿Desde dónde? ¿A qué selva vas a ir? Te invitamos a que leas nuestro viaje al amazonas.

Para llegar a Iquitos, en el corazón de la selva amazónica, tienes que ir en avión. A pesar de ser la sexta ciudad más grande de Perú, está inaccesible por tierra. Puedes viajar desde Cusco, si es que terminaste de conocer Machu Picchu y ahora buscas otra aventura; o desde Lima. Existe otra opción, en barco desde Pucallpa, en una travesía de dura entre 5 y 7 días, dependiendo del nivel del río.

Existen muchas opciones para vivir una experiencia en la selva amazónica. Pero todo depende de tu condición física y tu presupuesto pero, especialmente, de cuántas comodidades estás dispuesto a resignar para adentrarte en el Amazonia peruano.

 

Video TOUR Rio AMAZONAS Iquitos – Perú

 

 

Explorando la selva amazónica

La selva baja es cálida y muy húmeda. La temperatura promedio anual llega a ser de 24 grados y las precipitaciones son intensas. En esta región la altitud es baja, varía de los 100 a los 500 metros sobre el nivel del mar (msnm). La geografía es muy compleja, con amplias zonas inundadas, enorme cantidad de ríos y lagos y un terreno ondulado. La vegetación es espesa por lo que siempre hay sombra sobre los senderos por los que caminamos. No hay muchas rutas terrestres por lo cual, los habitantes (y los visitantes) se mueven en lanchas o pequeñas embarcaciones para llegar de un pueblo a otro.

Es necesario llevar protector solar y repelente de mosquitos. También es necesario (para nuestra seguridad) estar vacunado contra la fiebre amarilla. Las gafas son importantes y conviene tener ropa cómoda, un sombrero y un calzado adicional para trekking.

Estas son algunas de las características generales de la selva baja. Cuando llegamos a Iquitos nos tocó tomar la primera decisión. ¿Cuán metido en la selva queremos estar? Hay tres opciones. La primera es ingresar a la Reserva Nacional Pacaya Samiria en una travesía de casi 10 días pero en la que estás en lo más profundo de la jungla. La segunda opción es llegar hasta la reserva pero sólo quedarnos en sus fronteras. Es una experiencia menos extrema en la que todavía conservamos algunas comodidades. La tercera alternativa es Iquitos y sus alrededores ya que esta ciudad tiene muchas opciones. Antes de decidir nada, te contamos algunos detalles de nuestra aventura para que elijas la que más prefieras.

viaje al amazonas iquitos

Un viaje al interior de la jungla: Pacaya Samiria

Esta es sin duda la aventura que más te desconectará de las comodidades de la vida urbana. Cuando llegamos a Iquitos viajamos en auto alrededor de una hora y media hasta el último kilómetro de ruta en el poblado de Nauta. Luego navegamos en barco casi tres horas y media por el río Marañón hasta el puerto de la reserva. Las vistas que tuvimos durante el camino son increíbles.

Pacaya Samiria es una de las reservas más grandes de Perú. Su territorio (más de 2 millones de hectáreas) representa, por ejemplo, la mitad de Holanda o Suiza ¿grande, no? Sus límites están definidos por los ríos Marañón y Ucayali. Recorrimos este importante territorio caminando por sus sinuosos senderos y navegando por pequeñas barcazas surcando sus ríos y lagos. Aunque los paseos nocturnos son de lo más interesante. En la oscuridad de la noche se pueden escuchar los sonidos de la selva bajo la luz de la luna.

Disfrutar con intensidad de Pacaya Samiria nos implicó al menos 8 días, pero se puede hacer en menos tiempo. Aprendimos cosas que no sabíamos como hacer fuego en un lugar tan húmedo o técnicas para orientarte en la espesura de la selva. Nuestros días los vivimos en barcos, lanchas, canoas y carpas. Fue un viaje en el que nos desconectarnos (de internet). Recién a nuestra vuelta le contamos a nuestros amigos cómo nos fue y subimos fotos de todo el viaje.

Pacaya Samiria fue creada con el objetivo conservar y estudiar la flora y fauna local, por este motivo se busca intervenir lo menos posible el ecosistema. Nosotros aprovecharemos los recursos naturales que nos ofreció la selva pero sólo lo indispensable. Durante los días que estuvimos al interior de la jungla descubrimos especies animales exóticas como los guacamayos y los perezosos. Pero en lo más profundo de la selva hay anacondas, reptiles de todo tipo, delfines rosados, monos, decenas de especies de aves, pescados y centenares de insectos. Es increíble ver a estos animales viviendo en estado natural.

La región tiene alrededor de 80 lagos, pero hay uno muy importante en donde pudimos acampar, El Dorado. Es un espejo de agua que alberga la mayor biodiversidad dentro de la selva. Entre la flora típica podrás contemplar innumerables variedades de orquídeas, el cedro, la palmera de aguaje, el cacao, la caoba y más.

Acampar en las puertas del amazonas

Como te detallamos arriba, entrar a la reserva es una experiencia al interior de la jungla. Prácticamente no contamos con comodidades. Si la idea de dormir en carpa todas las noches no te interesa o tu presupuesto es más ajustado, puedes quedarte a las afueras del parque. En esta zona hay cabañas para pasar la noche. Esta región todavía no está muy intervenida por el hombre aunque tiene algunos “toques urbanos” ya que puedes comprar snack y hay menús con platos menos exóticos. Las vistas de este lugar son magníficas: el silencio del río; las canoas llegando y partiendo del puerto; los atardeceres rojizos que se reflejan en el agua.

La posibilidad e ir al interior de la jungla o quedarnos en la entrada está sujeta a las condiciones climáticas. Nosotros disfrutamos de un clima cálido y sin lluvias durante nuestro viaje al amazonas por lo que pudimos ingresar al parque. Pero pudimos habernos quedado en Iquitos sin la posibilidad de embarcarnos en esta aventura. Resulta que en la selva hay dos estaciones: la vaciante o temporada seca, que va de mayo a octubre; y la creciente o temporada de lluvias, de noviembre a abril. La primera es considerada verano y la segunda invierno. Por eso la mejor época para viajar a esta región es entre mayo y octubre. Aunque el clima es imprevisible y una lluvia podría arruinar tus planes. Lor ríos crecen en caudal, las islas que se habían formado quedan bajo el cauce y muchas zonas se vuelven innavegables.

viajar al amazonas iquitos

Iquitos: características de la vida urbana

Iquitos es la capital del Departamento Loreto. Una de las cualidades más llamativas de esta ciudad es que no se puede llegar por carretera. Sólo hay vuelos desde los destinos más importantes de Perú. Pero como te indicamos, también puedes llegar en barco.

En Iquitos probamos comidas exóticas de la selva, aunque la más llamativa fue el Suri. Consiste en un plato que se sirve con un montón de gusanitos que crecen en los árboles de palma y se preparan fritos, asados o en anticucho. Se colocan en palitos y te los sirven con alguna guarnición. Aunque la primera impresión puede ser asquerosa, es un plato muy rico. Si no quieres arriesgarte tanto puedes comer cualquier variedad de pescado, aunque hay uno muy especial: la Patarashca, que se sirve envuelto en hoja de plátano, se condimenta bien y puede ser asado o al horno.

La ciudad está rodeada de ríos, el más importante es el mítico Amazonas, por el cual navegamos. Pasamos un par de días aquí ya que es una ciudad bastante grande y tiene sus lugares de interés. Uno de ellos es el barrio Belén, donde las casas fueron construidas sobre pilotes de madera y flotan en el agua. Es conocida como “la Venecia amazónica”.

Por las noches es muy bonito caminar por el malecón. Se pueden ver los ríos y la vida nocturna es interesante. El calor no es tan agobiante como en el día, aunque nunca está demás una cerveza para calmar la sed.

Otro lugar muy interesante fue el Mercado de Flores. Es un lugar muy exótico. Descubrimos pócimas de todo tipo y para muchos fines. Se hacen con hierbas e “ingredientes” de la selva. Aunque se ve muy tentador probar todo te recomendamos que seas precavido y responsable.

A las afueras de Iquitos también actividades para hacer. Está la Reserva Nacional Allpahuayo-Mishana, a 27 kilómetros de la ciudad, no fuimos por falta de tiempo pero es un lugar muy recomendado por los lugareños. También, a 11 kilómetros del centro de Iquitos está el Quistococha Zoo. Este lugar tiene tigrillos, tucanes, loros, caimanes, serpientes, tortugas y otorongos, entre otros animales viviendo en total libertad. Por último, un lugar mágico, el Puerto Almendra. Tiene playas muy bonitas de arena blanca para descansar. Y también hay precarias embarcaciones que te llevan a dar un paseo por la zona.

Así vivimos nuestro viaje al amazonas, con estas opciones. Es un aventura que nos mostró “otro Perú”, muy distinto al de Lima o Cusco. Fue una experiencia inolvidable, te invitamos a que animes a descubrir esta región exótica.

navegando en el río amazonas Perú

Leave a Reply